Entradas

Mi primera vez: así descubrí a Extremoduro

Extremoduro llegó a mi vida sin avisar. Sin premeditación, nocturnidad ni alevosía. Lo hizo como un amor tardío, cuando yo ya pensaba, qué osada es la juventud y qué atrevida la ignorancia, que a mis 25 años ninguna banda que pudiera escuchar me impactaría ya de forma determinante. Que ningún grupo podría alterar mis emociones tal y como lo habían hecho para entonces La Polla Records, Barricada o Cicatriz, por citar unos ejemplos. Ah, qué equivocado estaba, como años más tarde la vida y sus lecciones me lo volvería a recordar. 

Fue en agosto de 1992, año en el que me dejé caer por la Feria de Málaga. Allí sucedió todo. La primera noche, la única que se podía salir por el Centro de la ciudad (las restantes jornadas, en horario nocturno, la feria se trasladaba al Real, en las afueras de la capital) di con un bar de esos que horas antes hubiese pagado por encontrar. Con un bar… Imposible a priori en aquellos lares, en medio de aquel maremágnum de establecimientos llenos sus mostradores (y suelos) de botellas de fino, de faralaes, banderitas y típicos ornamentos sus techos y paredes y, a todo volumen, sevillanas  dando color al ambiente… 

Fui callejeando por la parte vieja y menos turística de la ciudad, por calles nada concurridas pese a la algarabía de otras próximas; de pronto tuvo lugar el hallazgo: Honky Tonk, leí un deslavazado cartel que pendía sobre un pórtico que parecía albergar gente en su interior. Y lo más importante para mí a aquellas horas: vida, más allá de lo que se cocía en la ciudad. 

Efectivamente, aquel era el local que mi instinto, aun sin saberlo, llevaba horas buscando. Allí, ante mí, estaba la razón que me había llevado a caminar y profundizar por aquellas callejuelas de andar seguramente inmoral. Honky Tonk, estaba abierta la puerta, todo un mundo de previsibles placeres conocidos se me ofrecía: una atmósfera cargada en su punto; gente vestida de forma normal, bafles cutres escupiendo a todo trapo rock and roll, cubatas digeribles para el bolsillo…  Sobra decir que allí me quedé toda la noche.

Al día siguiente, por aquello de despejar la niebla gris de mi cabeza, salí con mi walkman a mediodía, pero lejos de buscar la playa o el paseo marítimo, regresé sobre mis pasos con la fe del converso: fui a ver si existía aquel bar o todo había sido fruto de una ensoñación. Sí, allí estaba, y abierto. Recién fregado el suelo aunque la barra todavía era pasto de ceniceros llenos, botellines semivacíos y vasos apegados. Y allá estaba el mismo camarero que la noche anterior, afanándose en recogerlo todo. Tras pedir Coca Cola con mucho hielo, me ofrecí a echarle una mano, y pronto entablamos conversación: charla que, indudablemente, comenzó a girar alrededor de la música. 

El hombre quedó impresionado cuando le hablé de los nuevos discos de bandas vascas que habían sido publicados aquel año, ¡no tenía ni idea! Conocía a los grupos que le nombraba, pero no sabía de la existencia de aquellos trabajos ni, lo verdaderamente preocupante para él, tampoco cómo conseguirlos.

Pasó la semana de Feria, y la víspera de volver a Pamplona, pasé por el Honky Tonk a despedirme. En señal de amistad, decidí regalarle al camarero las cintas grabadas que me había llevado de vacaciones: los nuevos discos de Cicatriz, Negu Gorriak y Soziedad Alkohólika. El hombre se quedó sin saber qué decir, mirando las cintas como si de pequeños tesoros se tratase, hasta que en un momento dado se encaminó al almacén regresando con un disco de vinilo: “toma, te voy a regalar este disco, a ver si te gusta. Dejó un tipo un montón para vender y no he vendido ninguno”, me dijo extendiéndome el LP. “¿Los conoces?”, continuó.  Se trataba del Somos unos animales, segundo álbum de Extremoduro. El nombre me quería sonar, lo había visto escrito alguna vez, pero no los había escuchado. 

 Ya de vuelta a Pamplona, tras darle vueltas y más vueltas (al vinilo y a la cabeza: reconozco que aquel disco me la voló), caí. Ya sabía dónde había visto antes aquel nombre tan singular: en mi casa. ¡En una maqueta que había comprado el año anterior porque salía La Polla Records! Se trataba de una cinta que reunía canciones de Extremoduro y La Polla por la cara A y de Potato y Rosendo, por la B. El artefacto en cuestión, aquello era pura metralla sonora, se grabó en septiembre de 1990 durante un concierto celebrado en las fiestas alternativas de Mikelin 90 en Abetxuko, Gasteiz. Las canciones de Extremoduro que se incluyeron fueron Jesucristo García (con la posterior Ama, ama, ama y ensancha el alma recitada como introducción por un torrencial Manolillo Chinato) y Emparedado. Sobra decir lo impactado que me quedé cuando las escuché… y el cargo de conciencia que me entró por no haberlo hecho antes de aquel día, teniendo la cinta en casa como la tenía.

A una con el descubrimiento, pronto cambiaron las tornas, pasando a ser aquellas canciones, desde entonces, las más escuchadas de la cinta: y ya no solo en mi casa, sino principalmente en el programa que por entonces hacía en la radio libre de Iruñea Eguzki Irratia, espacio radiofónico cuya sintonía de entrada, además, pasó a ser La canción de los oficios, y la de salida, Quemando tus recuerdos, ambas de Somos unos animales. Ni que decir tiene que todas las semanas llamaban oyentes preguntando por aquel grupo que amenazaba con volar y revolucionar almas, corazones y cabezas sin posibilidad de vuelta atrás. 

¿Cómo había podido vivir hasta entonces sin aquella banda?, me preguntaba una y mil veces escuchando sus canciones sin cesar; unos temas de provocador carisma y deslenguada personalidad marcados a fuego por la malencarada voz de Roberto Iniesta, piedra angular del grupo. Pronto descubrí que aquellos Extremoduro contaban con otros dos discos que yo no conocía, y que adquirí de inmediato: los descomunales Rock transgresivo (Tú en tu casa, nosotros en la hoguera) y Deltoya. “Bueno, no hay mal que por bien  no venga”, pensaba  para mí tratando de autoconsolarme siendo consciente de lo siguiente, por otra parte: de la inmensa suerte que había tenido, pues no en vano se habían presentado en mi vida sin avisar, como acostumbran a llegar las cosas buenas, y con aquellos tres trabajos (maqueta aparte). De golpe, dando todo un golpe de mano en mi ser cuando ya pensaba que lo había visto todo…

A partir de entonces llegué puntual a sus restantes discos y pude asistir a inolvidables conciertos de Extremoduro. Fascinantes siempre. Irrepetibles, con la música y el caudal lírico de Robe desangrándose a borbotones sin que nadie pudiera contener la hemorragia. Con el magma sonoro resultante salpicando a diestro y siniestro como si de lava se tratase.  

Una cosa me quedó clara desde aquellos días: aquellos Extremoduro habían venido para quedarse.

J. ÓSCAR BEORLEGUI

«Puñales», nuevo videoclip extraído de «De aquellos polvos…», de Lülu

Os presentamos un nuevo videoclip extraído del EP de Lülu De aquellos polvos…, rodado en esta ocasión sobre el tema Puñales. Os recordamos que en el disco, para la grabación del tema, se contó con la colaboración de Robe.

Antonio Suárez, Lülu, fue cantante, guitarrista, letrista y compositor de Forraje durante toda la historia del grupo. Avalado por una carrera musical de 17 años al frente de la banda gallega y con 5 discos a sus espaldas, el que fuera su líder decidió en 2016 continuar con un nuevo proyecto, bajo el nombre artístico de Lülu. Su segundo trabajo en solitario, De aquellos polvos…, fue puesto en el mercado por El Dromedario Records.

Robe nos felicita el año nuevo compartiendo vídeo de «Por encima del bien y del mal»

Bienvenidos al temporal se mantiene fortísimo en el número 2 de la lista oficial de ventas un mes después de su lanzamiento, que recordamos entro directamente con un rotundo número 1. Robe nos desea lo mejor para este 2019 compartiendo con todos un nuevo vídeo de su aclamado DVD. El tema elegido esta vez es Por encima del bien y del mal, canción cuyo videoclip a día de hoy ha superado ya en Youtube los dos millones de visualizaciones

Robe. LISTA OFICIAL DE VENTAS

Bienvenidos al temporal continúa a disposición de todos en las principales plataformas digitales (SpotifyApple MusicGoogle Play y Amazon) y en El Corte Inglés, Fnacs, Tiendas Elkar y en la store de El Dromedario Records.

«Bienvenidos al temporal” de Robe, doble CD y DVD, a la venta el próximo 30 de noviembre: ¡Ya se puede reservar en preventa!

 

Tras el gran éxito a su paso por la gran pantalla en salas de toda España, el colosal Bienvenidos al temporal, de Robe, verá la luz en edición de lujo, doble CD y DVD, el próximo 30 de noviembre.

Bienvenidos al temporal es un concierto completo, articulado con canciones grabadas en recintos tan mágicos como el Teatro romano de Mérida o el Palau de la Música de Barcelona, además del escenario del WiZink Center de Madrid.

Como adelanto excepcional, Robe nos presenta Contra todos, bajo el imponente marco del Teatro Romano de Mérida, que ya podéis ver aquí.

 

Bienvenidos al temporal igualmente, ya puede reservarse en preventa; y como regalo a los primeros compradores, junto con la edición de lujo de doble CD y DVD, recibirán un póster exclusivo, y una camiseta de regalo (esto último hasta agotar existencias).

¡Promoción válida hasta el 28 de noviembre!

 

El Dromedario Records publicará el próximo disco de Lülu

 

Antonio Suárez, Lülu, fue voz, guitarra, letrista y compositor de Forraje durante toda la historia del grupo. Avalado por una carrera musical de 17 años al frente de la banda gallega y con 5 discos a sus espaldas, el que fuera su líder decidió en 2016 continuar con un nuevo proyecto, bajo el nombre artístico de Lülu.

Septiembre de 2016 vio la publicación de su primer trabajo publicado en solitario, A medio camino: un EP integrado por 5 canciones a medio camino entre el rock y la canción de autor; el artista presentó el disco con más de 50 conciertos por todo el Estado.

Llegados a este punto, es un placer anunciar que El Dromedario Records publicará próximamente su nuevo trabajo, un EP de duetos en el que Lülu comparte 5 canciones con otros tantos grandes artistas a los que admira. El disco ofrece 5 remakes de algunas de las canciones de su etapa en Forraje, con los arreglos cambiados por completo y con la inclusión de instrumentos que, no muy comunes en dicha banda, ya comienzan a ser una seña de identidad de su proyecto en solitario.

Acompañado por unos músicos de primer nivel (batería, bajo, guitarras, saxo y teclados), al amparo de El Dromedario Records, Lülu, además de presentarnos las canciones de su actual etapa en solitario, seguirá deleitándonos en directo con los temas más populares de Forraje.

Lülu en Facebook y Twitter.
luluoficial.com

…Y rozar contigo, nominado a los premios ‘VEVO’

…Y rozar contigo, videoclip extraído de Lo que aletea en nuestras cabezas, nuevo proyecto musical de Roberto Iniesta, ha sido nominado a los premios VEVO en la categoría ‘Vídeo Emocional del Año’. El trabajo, dirigido por Alberto Evangelio, continúa deparando alegrías. Para votar deberéis entrar en este enlace; una vez dentro, pinchar en “Todas las categorías”, y acto seguido, en la pestaña “The year in Vevo: más emocional”.

«El rincón» de Roberto Iniesta. Las mañanas de RNE

«El rincón de los contadores de historias» lo ocupa, esta vez, el cantante de Extremoduro, Roberto Iniesta, que en palabras de Lorenzo Silva, «es un buen poeta, aunque no siempre acierta».

Fuente: RNE

‘…Y rozar contigo’, nominado a diferentes premios en los festivales ‘Danzatac’ y ‘Scopifest’ 2015

…Y rozar contigo, videoclip del primer single de Lo que aletea en nuestras cabezas, nuevo proyecto musical de Robe, vuelve a la actualidad por partida doble: en primer lugar por encontrarse entre los seleccionados a concurso en la sección oficial del Certamen Internacional de Videodanza Danzatac 2015, festival de danza de Tacoronte (Tenerife) , y por añadido, entre los nominados en la categoría de Mejor Director en el festival Scopifest de Pamplona. Además, el trabajo también opta al Premio del Público, en este festival. Los certámenes tendrán lugar entre los días 16 y 24 de octubre y 27 y 30 del dicho mes respectivamente. Os dejamos los enlaces a las noticias:
Lo que aletea en nuestras cabezas, primer álbum del nuevo proyecto musical del legendario Roberto Iniesta, continúa deparando alegrías, de manos del videoclip …Y rozar contigo,  dirigido por Alberto Evangelio; ha superado ya las 430.170 visualizaciones en Vevo y las  368.674 visualizaciones en Youtube.

Reportaje especial sobre Robe en Sol Música

El artista extremeño y líder de Extremoduro, Roberto Iniesta, tiene nuevo trabajo en solitario: ‘’Lo que aletea en nuestras cabezas’’, este es el título de este disco donde Robe aprovecha para tomarse un respiro con la banda y hacer algo diferente y sorprendente. Todo esto lo cuenta a las cámaras de Sol Música para ti.

Horarios:

  • Jueves 8 de octubre de 2015 a las 13:00 h
  • Jueves 8 de octubre de 2015 a las 19:00 h
  • Miércoles 21 de octubre de 2015 a las 13:00 h
  • Miércoles 21 de octubre de 2015 a las 19:00 h

Fuente: Sol Música

Extremo hermoso

Robe se libera de corsés y etiquetas para grabar un álbum con ropaje folk y versos tiernos

Extremoduro ha sido, todavía es, el gran fenómeno del rock español en lo que va de siglo. Sin promoción, sin apenas presencia en medios, con pocas giras muy medidas, solo con el boca a boca de sus fieles, sus discos se colocan una y otra vez como aplastantes números uno. Lo que empezó en 1987 como una banda de rock urbano, guitarras afiladas y letras tan ingeniosas como canallas se ha ido refinando, avanzando en ambición instrumental y en cuidado de los textos. Ahora Robe Iniesta, su cantante y compositor, emprende un disco en solitario. Desde el primer corte —la delicada ‘Un suspiro acompasado’, de nueve minutos— se entiende por qué se establece por libre: porque ahora sus versos se arropan de violines, clarinete, saxo, acordeón o piano, sonidos que le han aportado músicos de su tierra extremeña. Las canciones tienen su sello personal, pero se envuelven en el folk, con guiños latinos, flamencos, árabes y hasta zíngaros. La evolución de lo suburbial a lo bucólico no sorprende tanto, pues sigue la línea iniciada en La ley innata (2008), con su ‘Dulce introducción al caos’, su álbum de madurez, y continuada en Material defectuoso (2011).

Liberado de corsés y etiquetas, sin la producción y el guitarreo de Iñaki Antón, Robe da rienda suelta al romanticismo y apuesta por arreglos orquestales ante los que algunos de los suyos arrugan la nariz. Su poesía es igual de directa y eficaz sin un erotismo tan explícito. Ahora canta desde el desgarro del enamorado. “Comencé por dejar la puerta abierta siempre / para ver si llega hasta aquí tu aire caliente. / Respirarlo y que me cuente / tus noticias más urgentes”.

¿Es esto Extremoblando, como lo llaman los críticos? De blando nada. Pero sí hay ternura dentro de este aparente tipo duro. El álbum (breve: 8 temas, 42 minutos) contiene pasajes bellos: la apertura, ‘Nana cruel’o la redonda ‘Guerrero’. Funciona algo peor una pieza más facilona —‘Por ser un pervertido’— y, por el contrario, brilla una recuperada: ‘Contra todos’, que cantaba con Extremoduro, ahora con aires mestizos. El conjunto es sólido y honesto. Hermoso. Y Robe tiene el crédito acumulado para que se le permita explorar este camino.

Fuente: Babelia. El País.